Salvador Quishpe Lozano, prefecto provincial de Zamora Chinchipe, manifiesta su inconformidad frente a la elevación del costo de la gasolina (extra y ecopaís) y del diesel. Alude que el reducir los subsidios a los combustibles no es la manera correcta de reactivar la economía. El prefecto señala que desde hace meses atrás lo ha venido advirtiendo cuando el Presidente de la República anunció las políticas económicas mediante la Ley de Fomento Productivo, con la cual se aplicó una amnistía tributaria en el cobro de intereses, multas y recargos a quienes adeudan al Estado.

Indica que el Presupuesto General del Estado para el año 2019, busca cómo ir reduciendo las responsabilidades que tiene el Estado para con su gente.

Menciona que como parte del presupuesto del año 2019 el país ha recibido el primer regalo de la Navidad, al reducirse los subsidios para los combustibles.

“Se dice que solamente se reduce el subsidio a los combustibles de uso no común para la gente, que solo es el 30% que utiliza la gasolina súper, pero todos sabemos que en este mundo de la suspicacia el incremento de los costos  venga de donde venga ese costo es trasladado hacia el consumidor final”, enfatiza Quishpe.

Menciona que no es cierto que el incremento de los combustibles solo vaya a afectar a un segmento de la sociedad, sino que eso también va a tener repercusión en el resto de la población.

También menciona que con el afán de achicar el Estado y de que haya menos gastos, se anunció hace algún tiempo la despedida de 40.000 empleados, lo cual genera un verdadero problema,  sumado a eso la paralización de contratos y nombramientos a 25.000 ciudadanos más.

Respecto a la anunciada reducción de sueldos, dice que son testigos año tras año, en especial  durante el Gobierno de Correa de la mencionada disminución, lo cual únicamente se aplica a los sectores de bajo orden jerárquico y no a quienes tienen súper sueldos.

Menciona que a partir de la Ley de Fomento Productivo, el gran sector productivo privado ha dejado de tributar y las consecuencias las está pagando el pueblo con el retiro de los subsidios, cuando cierran las plazas de trabajo y cuando le cobran al empleado común y corriente un porcentaje de su salario.

Finalmente, anuncia que conjuntamente con la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) realizarán movilizaciones, pero las efectuarán posterior a las elecciones seccionales de 2019, esto con el fin de evitar que la ciudadanía crea que las protestas se las ejecuta con fines electorales. (WRSA)

Comentarios

comentarios